Empresas como Ecoche y Elektrun Cars, dedicadas a la electrificación de vehículos, buscan agrupar a propietarios de vehículos antiguos interesados en darles una segunda vida más allá del desguace, cambiando sus viejos motores por renovadas baterías que les permitan circular sin restricciones.

Según recoge una información de El Confidencial, esta alternativa todavía es demasiado costosa en nuestro país por los elevados precios de estas conversiones. “Para cualquier vehículo, la homologación como poco vale 25.000 euros”, estima para Teknautas José Milara, CEO de Ecoche.

Para facilitarla, han surgido varios proyectos que proponen las conversiones en masa. La española Premo fabrica las llaves y antenas que abren automáticamente los coches de Tesla y, en colaboración con Ecoche -con banco de pruebas en Navarra y taller en Badajoz-, impulsan el desarrollo de otros elementos, como cargadores de batería.

Por su parte, A.D. Sánchez, fundador de Elektrun Cars, también dedicada a la electrificación de vehículos, cree que la conversión en grupo es la única forma viable de hacerlo a día de hoy en España. Ellos las han fijado en 12 coches, y en los próximos meses van a comenzar un proyecto para electrificar ese número de Smart Fortwo (Mercedes). Ya tienen a cuatro propietarios interesados en darles una segunda vida a sus Smart en sus talleres de Alicante y Granada.