Continental ha participado en el certamen IZB, celebreado del 18 al 20 de octubre en Wolfsburg (Alemania), para presentar, entre otros avances, Road Database que, en combinación con otros sistemas del vehículo, supone un elemento básico de la movilidad inteligente y de los niveles más avanzados de la conducción autónoma.

"Queremos mostrar a nuestros clientes cómo podemos trabajar juntos para implementar la visión de una conducción sin accidentes y también crear un considerable valor añadido para la movilidad individual como la logística, ya que estamos en el camino hacia la consecución de este objetivo", declara Sven-Uwe Niemann, manager de Continental.

En concreto, Road Database, un producto de la familia Continental eHorizon, está diseñado para complementar o actuar como una alternativa a los mapas de carreteras digitales convencionales, alcanzando su máxima capacidad en combinación con eHorizon y sistemas avanzados de asistencia al conductor. "Utilizamos un principio que ha demostrado su valor en Internet: cuantos más usuarios proporcionan información, mejor será la imagen para todos. Aplicado a esta Base de Datos de Continental, significa que cuantos más vehículos y fabricantes utilicen el sistema, más exacta y actualizada será la información proporcionada sobre el estado de la carretera, los atascos de tráfico, o los obstáculos", explica Niemann.

La herramienta utiliza los sensores de los vehículos modernos, como cámaras ópticas y radares, que registran continuamente una gran cantidad de la información requerida. En el futuro, se añadirá más información sobre las condiciones de la carretera desde otras unidades de control electrónico, por ejemplo, del sistema de frenado electrónico.

A continuación, los datos obtenidos de la ruta se verifican mediante el ordenador de a bordo y se comparan con la información sobre la ruta que ya ha sido guardada. Esto crea una imagen digital de la carretera y sus características, que se transmiten de forma inalámbrica y anónima al centro de datos de Continental, que recibe imágenes del tráfico de numerosos vehículos y los utiliza para crear una visión de conjunto, que luego es enviada de nuevo, de forma individual, a los vehículos conectados.