Evelio Angulo, vicesecretario general de UGTCyL, ha reclamado una legislación nacional y europea “proteccionista” y “muy exigente” en calidad para garantizar el futuro del sector de producción de neumáticos, que aglutina 5.000 empleos en Castilla y León, con un volumen de negocio de 600 millones de euros.

Según Angulo, se trata de una actividad “de capital importancia” en la comunidad, donde se ubican tres de las ocho plantas que hay en España, principalmente en el norte, en Valladolid, Aranda de Duero y Burgos. El responsable explicó que es preciso fijar en la legislación la exigencia de una alta calidad de estos componentes de seguridad del automóvil, porque la que presentan los productos importados de países como China, que compiten en costes, “no es la adecuada”, informa el Diario de Burgos.

El objetivo es mantener unos estándares de calidad sobre el reto de lograr niveles adecuados de seguridad en el automóvil, ya que los neumáticos constituyen uno de los “puntos claves” para lograrlo. En este sentido, el vicesecretario general de UGTCyL insistió en que las plantas españolas fabrican productos de calidad frente a los que se importan en base a su coste, que no tienen niveles adecuados para garantizar la seguridad que se precisa y a los que hay que poner trabas legales.

Por otra parte, Angulo defendió el impulso de “reciclaje, la valorización del neumático y la producción de energía” dentro de subsectores “importantes” para desarrollar “una actividad productiva intensa” en Castilla y León, donde se fabrican cada año “más neumáticos que en Portugal o Bélgica”.

En su opinión, “el futuro pasa por una legislación exigente, por el reciclaje y el aprovechamiento de los neumáticos desechados para producir energía, así como por lograr una gran coordinación entre todos los subsectores de esta actividad”.

Evelio Angulo no quiso hablar de una posible crisis del sector porque sería “tirarnos piedras a nuestro propio tejado” y argumentó que “no hay que sumirse en el pesimismo, hay que ser positivos, arrimar todos el hombro y salir adelante”. Eso sí reconoció una “cierta ralentización” económica con la que se puede ver afectado.