La resolución del contrato de valorización de neumáticos fuera de uso NFUs que realizaba la empresa Gesneuma, en el Parque Tecnológico del Reciclado(PTR) de Zaragoza, ha obligado a trasladar el reciclado de los NFUs aragoneses a cinco plantas de valorización ubicadas en Lleida.

El reciclaje de los NFUs aragoneses se realiza desde el pasado año fuera de Aragón, concretamente en cinco plantas encargadas de la labor que antes solo ejecutaba Gesneuma, aunque la compañía que recicla la mayor cantidad de neumáticos fuera de uso es empresa Gestión Medioambiental de Neumáticos (GMN), del grupo Comsa y ubicada en Maials (Lérida), según informa el Heraldo.es

Recitire, firma que recoge por encargo de Signus el 75% del neumático de reemplazo que sale de Aragón, envía ese material a la planta de GMN en Lérida. En 2017, según fuentes de Signus, fueron recicladas cerca de 7.700 toneladas de neumáticos, una cifra similar a la del año anterior (7.751 toneladas en total, de las que 1.147 toneladas se destinaron a la reutilización, tanto para la venta de ocasión como para su recauchutado).

Los neumáticos fuera de uso recogidos en Aragón en el marco del proceso que gestiona TNU (que representa un 25% del total) se envían a cuatro plantas, que están ubicadas en Barcelona (Alfredo Mesalles), Valladolid (Ecocastilla), Valencia (Emilio López) y Alicante (Insa), que también se enargan de la recogida.

Trasladar el residuo recogido en Aragón a la planta de GMN en Lérida sale más caro que enviarlo a antigua planta zaragozana, pero tanto Signus como TNU han afirmado que ahorran en costes con el nuevo sistema, porque la tarifa de valorización de Gesneuma era más cara y porque antes habia que pagar una tasa del gobierno de Aragón.