El proyecto asturiano Tyre Barrier, que propone sustituir los guardarrailes por ruedas fuera de uso, NFUs, ha sido premiado por Universidad Europea de Madrid en los IX Premios JES, que valoran proyectos sociales liderados por jóvenes españoles. El proyecto se basa en la idea de reaprovechar los neumáticos fuera de uso para fabricar nuevas medidas de protección para los conductores, produciendo unas barreras que absorben los golpes con una mayor potencia que las barreras metálicas y que además evitan lesiones y posibles cortes a los motoristas y ciclistas.

Según las estimaciones de Tyre Barrier, la conclusión es que sus barreras absorberían los impactos hasta un 40% más que los guardarraíles actuales y, además, “se evitarían prácticamente el 100% de las amputaciones de motoristas, ya que el diseño va desde el suelo hasta la altura del guardarrail. No hay huecos libres ni postes contra los que chocar y salirse de la vía”.

Sandra González es la jefa de estrategia del proyecto de la empresa Tyre Barrier, comenta que la iniciativa nació como un proyecto de investigación y con dos objetivos principales: salvar vidas y ayudar al medio ambiente. Todo surge de una investigación sobre productos en desuso, según González, en la que descubrió que “dadas sus características técnicas llegué a la conclusión de que los neumáticos absorben mucho los impactos y decidí diseñar un nuevo tipo de guardarrail”.

El proceso es bastante simple. A través de una empresa, Tyre Barrier recoge los neumáticos fuera de uso de talleres de toda España. Luego esas ruedas se clasifican en función de su calidad y se someten a un proceso de trituración mecánica que los trocea. El resultado es un material granulado que se moldea hasta conformar la pieza. “También llegamos a investigar cómo trabajan las barreras de neumáticos en los circuitos, aunque allí se usan enteros, mientras que nosotros no”, continúa González.

Por el momento, la empresa no ha empezado a producir por problemas de financiación. “Es un proyecto que necesita un proceso muy grande de investigación y desarrollo. Desde que el producto esté listo hasta que se comercialice dependerá de la administración”, explica la jefa de estrategia. Tyre Barrier se centra en la fase de investigación “para conseguir el mejor producto posible”, y después tendrá que pasar las pruebas de impacto y homologación. Sólo entonces será posible comenzar a pelearse con la administración para poder comercializarlo.