Además de pertenecer a nuestro patrimonio cultural, los coches clásicos gozan de gran popularidad y representan un volumen de negocios de unos 16.000 millones euros. La próxima edición de Automechanika Frankfurt, que se celebrará del 11 al 15 de septiembre de 2018, se ha comprometido a cubrir toda la cadena de valor de los coches clásicos, de principio a fin, dentro de un nuevo espacio que se ubicará en el Pabellón 10.0.

Este espacio estará situado al lado del segmento de equipamiento para taller, productos de pinturas, reparación y de la feria Reifen, que se llevará a cabo simultáneamente con Automechanika Frankfurt por primera vez. La sección de coches clásicos contará con el apoyo de las Asociaciones Alemanas de Tecnología y Carrocería (ZKF) y de Reparaciones y Operaciones de Motor (ZDK), ofreciendo formación continua. Pero también han anunciado su intención de participar fabricantes de recambios y de pintura, así como compañías de seguro y de financiación.

“Queremos ser una plataforma de negocios valiosa, capaz de proporcionar una información completa sobre el tema, para todo aquel que está dispuesto a reparar y mantener estos vehículos históricos correctamente y profesionalmente”, explica Olaf Muβhoff, director de Automechanika Frankfurt. “La reparación de coches clásicos puede ser una empresa que realmente valga la pena para muchos talleres de reparaciones alemanas; sólo hay que saber cómo hacerlo”.

Los coches clásicos son algo más que un medio de transporte. Más de 4.000 eventos relacionados con los vehículos históricos tienen lugar en Alemania. Los propietarios de coches clásicos y de época ven el cuidado y uso de su vehículo como un hobby apasionante y están dispuestos a invertir una gran cantidad de tiempo y dinero. De acuerdo con un estudio BBE, los conductores de automóviles clásicos gastan, en promedio, más de 5.200 euros por vehículo y año. Y, para el sector de la automoción, en general, los coches clásicos hacen una contribución extraordinaria a su imagen.

Con unos 7,8 millones, los coches clásicos, de época y los más veteranos constituyen más del 14% de todos los vehículos de motor existentes en las carreteras alemanas, lo que supone un mercado atractivo para los talleres de reparación y concesionarios de automóviles. Hasta ahora, sin embargo, sólo una pequeña proporción de ellos ha sido capaz de llamarse a sí mismos “especialistas en vehículos clásicos”, distinción que las asociaciones ZDK y ZKF han estado concediendo a las empresas desde 2009.

La transferencia de conocimientos y habilidades disponibles que implica el trabajo con los coches clásicos se une en Automechanika Frankfurt con el uso de las últimas tecnologías y técnicas. En este sentido, las impresoras 3D se han convertido en un elemento de cambio real en todos los sectores y ofrecer nuevas posibilidades para el mercado de automóviles más veteranos. El suministro de piezas ha sido un reto hasta la fecha, porque ya no es rentable producirlos, ya sea por razones ecológicas o económicas. La nueva sección de exposición en Automechanika Frankfurt presenta soluciones individualizadas para este comercio, lo que aumenta las capacidades profesionales en este mercado.

(Fuente: Messe Frankfurt Exhibition GmbH / Jens Liebchen)