Las matriculaciones de automóviles a nivel nacional cerraron enero con un volumen de 53.800 unidades, representando una subida del 8,3% respecto a las cifras del mismo mes de 2012.

Este fuerte incremento estuvo motivado por la entrada en vigor de la quinta edición del Plan Pive de incentivo a la compra de automóviles, que cuenta con un presupuesto de 175 millones de euros y está previsto que cubra unos 175.000 vehículos.

En este sentido, el mercado español se mostró retenido en los primeros días del año por el anuncio realizado por el Gobierno de la puesta en marcha del Pive 5, que se hizo a principios de mes pero cuya entrada no se materializó hasta finales.

Por canales, las ventas a particulares alcanzaron las 27.180 unidades, con un crecimiento del 6,1%, mientras que las ventas a empresas acumularon un retroceso del 10% (13.015). El segmento de alquiladores registró unas matriculaciones de 5.630 unidades, un 45,3% más.