La rótula, junto con los brazos de suspensión, forman una parte fundamental del denominado Triángulo de la Seguridad, véase los neumáticos, los frenos y los amortiguadores. La rótula transmite todos los movimientos que se producen durante la circulación entre el chasis y el asfalto: aceleración, frenado, suspensión y guiado correcto del vehículo.

 

Esto implica que su rotura provoca la pérdida de dirección o la caída del chasis contra el suelo. La rótula guía a la rueda: si falla, las ruedas pueden adoptar una posición no deseada, acelerando el desgaste de otros componentes del chasis. En el peor de los casos, la bola podría desgarrarse de la rótula y producirse accidentes graves.

Pese a su notoria relevancia, la rótula está considerada como uno de los componentes de menor importancia, con un preocupante desinterés en las ITV's, que limitan su análisis a las pruebas de movilidad angular y control de holguras.

El usuario final, por su parte, desconoce la trascendencia de las rótulas y en qué le puede afectar el mal estado de las mismas. Para él, el factor precio sigue teniendo un peso específico - la crisis pasa factura -, en muchos casos por encima de la calidad. Recordemos que es muy complicado que el conductor detecte el mal estado de las rótulas hasta que los síntomas de desgaste sean muy acusados y se manifiesten en forma de vibraciones en el volante o mediante desgastes anormales en los neumáticos.

Desde Ascacibar aseguran que los usuarios únicamente tienen conciencia de los problemas que puede genera una rótula defectuosa cuando aparecen los ruidos o las holguras extremas. “Es nuestra labor concienciar al cliente final que las rótulas son fundamentales en el control direccional y de estabilidad del vehículo”, admiten. De hecho, son componentes que también afectan directamente a ruedas y neumáticos.

“Es responsabilidad, en primer lugar del fabricante, dar a conocer la importancia de la rótula como elemento fundamental de la seguridad”, reconoce Ghibaudi. Del mismo modo, prosiguen, hacen falta campañas corporativas, pero no es fácil ponerse de acuerdo entre todos los actores representados en el mercado. 

Los talleres también se pueden beneficiar de ventajas en la reparación, pues en algunas piezas, como rótulas de soporte y dirección, los elementos individuales pueden cambiarse por separado. De este modo, como señala Meyle, se ahorra un tiempo que se traduce en una reducción de costes para clientes de talleres.

Mercado

Meyle nos desvela que la crisis financiera no les ha supuesto ningún efecto negativo perceptible. Obviamente sí han notado que la actual situación ha incitado a los conductores al ahorro y a no reparar sus vehículos, o repararlos con piezas baratas y de peor calidad. “Sin embargo - exponen -, nuestros clientes saben que las piezas Meyle les proporcionan una ventaja decisiva en relación calidad-precio”.

Las rótulas son componentes sujetos a una gran carga y a un desgaste natural, con una durabilidad limitada. También están sometidas continuamente a la intemperie, al tiempo que se atasca por carreteras en mal estado y con baches. “Estos factores hacen que la demanda de rótulas robustas aumente en España”.

En Ascacibar han detectado un descenso dramático en las rótulas estándar, pero un incremento espectacular en la venta de rótulas especiales, fundamentada en la demanda de vehículos de campo (atv, quads, buggies,…).

En un principio, el envejecimiento del parque dice que se producirá una lenta recuperación en el mercado de la rótula, “aunque debemos tener en cuenta que es un artículo cuyo nivel de ventas permanece estancando en los últimos años”.

ZF nos confiesa que, desafortunadamente, la crisis nos afecta a todos, pero en la parte de suspensión y dirección, sobre todo gracias a su buen servicio y completa gama, sus ventas han cumplido con los objetivos marcados.

“El recambio libre ha tenido un crecimiento en 2.010 con respecto al año anterior”, recalcan en Talosa. Es posible que la crisis general haya implicado que se vendan menos coches nuevos y que el público acuda al mercado libre, “para evitar los elevados precios del equipo original”.

Por último, Ghibaudi apunta que el principal problema no reside en la demanda, sino en los cobros. “Debemos estar preparados para afrontar un mercado que está cambiando, donde el servicio diario es el principal protagonista”.

Futuro

En los próximos años, pronostican desde ZF, veremos la entrada y salida de actores, ya que invertir en un producto con venta regresiva en unidades por referencia parece un poco complicado si no se es fabricante de primer equipo. Esto obliga a las diferentes firmas a incorporar referencias de cualquier fabricante, sin poder entrar a valorar la calidad o métodos de producción empleados a la hora de fabricar el producto.

En Talosa son optimistas con respecto al futuro, tanto en el número de unidades como en el precio medio de rótulas, brazos de suspensión y bieletas. Las unidades suben porque se compran más piezas en el recambio libre, mientras el precio también sube debido a los nuevos materiales que se utilizan en las piezas (aluminio), con unos precios superiores.

Ital Recambios asevera que la circunstancia de trabajar tanto en primer equipo como en el recambio ha permitido que su maca, Ocap, balancee de forma notable la crisis. Desde esta firma no aprecian excesivos cambios con respecto a cursos anteriores.

Para Ghibaudi, el mercado no va a cambiar mucho a nivel cuantitativo: el problema es la gran y creciente diversificación de modelos, “lo que hace de la rótula un producto de dudosa rentabilidad a la hora de justificar stocks con rotaciones muy bajas a nivel global”.

La figura tradicional del mayorista está siendo sustituida por almacenes estratégicos del propio fabricante o por distribuidores locales, que reciben la ayuda del fabricante. “Estos depósitos garantizan la inmediatez del servicio y solucionan, en muchos casos, el problema de grandes stocks para el mayorista”, concluyen desde la firma italiana.

Firmas

Wulf Gaertner AutoParts AG, con sede en Hamburgo (Alemania) es el fabricante de repuestos para turismos, camionetas y vehículos utilitarios de la marca Meyle. Meycar Automotive distribuye y vende en nuestro país exclusivamente piezas de la marca Meyle.

Su programa de piezas de dirección es uno de los más completos del mercado: no sólo ofrecen los brazos de suspensión, bieletas de barra estabilizadora y rótulas de suspensión y dirección, sino que además cuentan con las piezas de goma que las componen.

Utilizan, al mismo tiempo, materiales muy resistentes al desgaste: al agrandar el diámetro de la bola en la rótula han mejorado su capacidad de carga, debido a que se aumenta la superficie de contacto para la transmisión de las fuerzas iniciales. Esto provoca un esfuerzo menor con las mismas fuerzas y prolonga su vida útil.

Adicionalmente, esta empresa alemana es conocida por su segmento de piezas Meyle-HD reforzadas (560), en los grupos de productos de chasis y dirección, uniones de goma-metal y refrigeración. Estas piezas permiten que los talleres no tengan que efectuar reparaciones costosas por reclamaciones o repeticiones.

Talosa es una firma veterana de este segmento, pues es fabricante y distribuidor de rótulas, brazos de suspensión y bieletas desde 1.953. En este sentido, acaban de lanzar al mercado un catálogo que cubre la práctica totalidad de los vehículos de procedencia europea, japonesa y coreana.

Esta compañía pamplonica es la única que fabrica brazos en el sector del recambio a nivel europeo, “lo que nos proporciona una ventaja competitiva con respecto a la competencia”. A esto hay que añadir dos factores fundamentales: el mencionado catálogo y su sistema logístico y ‘stock', que les permite servir en 24 horas más del 95 % de las piezas que demanda el mercado nacional.

Acudirán a Motortec Automechanika Ibérica con todas las nuevas referencias incorporadas al catálogo e informarán de nuevas secciones de mecanizado en su sede de Pamplona, así como de la situación de la planta de silemblocks y soportes de motor que han creado en la India.

Por su parte, Ascacibar, fabricante, refabricante y distribuidor desde 1.968, ofrece cualquier tipo de rótula, con superficie endurecida, tratamiento anticorrosivo y guardapolvos de neopreno para prevenir la entrada de agentes contaminantes y erosionantes, como agua, polvo y grava. Dan extrema importancia a la lubricación de la rótula, “que es fundamental para su buen funcionamiento”. Por eso proporcionan tres tipos de rótulas, dependiendo del método de lubricación (con lubricación externa por medio de engrasadores, con lubricación interna por medio de cámara estanca lubricada y con autolubricación a base de nylon recubierto de sulfuro de molibdeno). Éstas últimas son muy útiles cuando se necesitan rótulas de larga duración.

Disponen de un amplísimo catálogo, con infinidad de referencias, puesto que llevan a cabo transformaciones de rótulas, adaptándolas y haciéndolas válidas para vehículos específicos (clásicos, kart cross, quads,…). Asimismo, han mejorado su control de calidad, gracias a nuevas pruebas de movilidad angular y de control de holguras, “lo que nos otorga una mayor capacidad para detectar los problemas de funcionamiento”.

Tienen previsto acudir al próximo certamen de Motortec Automechanika Ibérica.

ZF es fabricante desde 1.947 de componentes de suspensión y dirección, comercializados bajo la marca Lemförder. A día de hoy están finalizando su nuevo catálogo de productos, “con un salto importante con respecto a la última edición, con más de 400 referencias”.

Uno de sus principales objetivos es ofrecer un producto 100 % original, pues consideran que el futuro del recambio tiende a una apuesta fuerte por la calidad. Su otro gran reto es disponer, antes que nadie en el mercado, del mismo producto que sus fábricas suministran al equipo original. “Es algo que nuestros clientes valoran: saben que ningún otro fabricante tiene, hoy por hoy, esa capacidad en el recambio independiente”, exponen.

Desean continuar haciendo las cosas cómo hasta ahora, es decir, brindando a la posventa exactamente la misma pieza y calidad que fabrican para equipo original, además de ampliar su gama, dando la mejor cobertura y servicio.

En Ghibaudi, fabricantes desde 1.932, están especializados en toda la gama agrícola para primer equipo. Se dedican, también desde hace algunos años, a las rótulas para quads, con un catálogo específico. A nivel general, su gama cubre un amplio abanico del mercado gracias a sus más de 3.000 referencias.

Sobresalen, por encima de cualquier otro argumento, por la calidad contrastada de Frap, garantizando un producto 100 % fabricado en Europa.

Ital Recambios es importador desde hace más de 25 años de Ocap, marca de rótulas, rótulas de suspensión, balancines, barras de acoplamiento, barras de dirección, estribos,…

Señalar que Ocap es una de las pocas marcas europeas homologadas en primer equipo, para turismos, vehículos industriales y agrícolas. Esto conlleva una importante inversión en I D y garantiza la calidad de los productos fabricados.