En los Volkswagen T-ROC, modelo de 2018, fabricados entre diciembre de 2016 y julio de 2018, existe la posibilidad de que, en determinadas circunstancias (encendido en posición "Conectado", temperaturas externas inferiores a 5º C, función Auto-Hold no activada), el freno de estacionamiento electromecánico se pueda soltar automáticamente de manera incontrolada.

La empresa Volkswagen Group España Distribución ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios de los vehículos afectados, para actualizar el software de la unidad de control de los frenos.