Toyota Motor Corporation ha llevado a cabo un estudio de los accidentes ocurridos en aparcamientos en los que se han visto involucrados tres de sus modelos comercializados en Japón: Alphard (monovolumen), Vellfire (monovolumen) y Prius (berlina), que incluían entre su equipamiento el Sónar de Separación Inteligente (ICS, en sus siglas en inglés), uno de los sistemas de seguridad y ayuda a la conducción de Toyota que evita o mitiga los daños en caso de colisión durante las maniobras de estacionamiento.

La investigación, con datos relativos a unos 2.500 accidentes recabados por compañías aseguradoras que abarcan las pólizas de alrededor de 60.000 vehículos, revela que el sistema ICS permite reducir hasta un 70% los accidentes debidos a errores de uso de los pedales en maniobras de aparcamiento. Además, este dispositivo permite que los percances asociados a la marcha atrás disminuyan alrededor de un 40%, según el estudio llevado a cabo durante 18 meses (enero 2015-junio 2016).

El sistema ICS utiliza un sónar para detectar obstáculos al arrancar bruscamente por un error al pisar los pedales, lo que ayuda a mitigar los daños producidos en caso de colisión. Los tres modelos sometidos a análisis, Alphard, Vellfire y Prius, lanzados en 2015, han sido equipados con sensores adicionales, de forma que el rango de detección de obstáculos es mayor. Además, cuentan con un software mejorado (modelos con el mismo tipo de sistema ICS: Allion, Alphard, Vellfire, Prius y Premio de Toyota y RX de Lexus).

El sistema ICS ayuda a reducir los daños en caso de colisión provocada por un error de uso de los pedales, puede evitar la colisión con vehículos y obstáculos adyacentes, y puede mitigar los daños en caso de colisión al circular a baja velocidad en maniobras de estacionamiento o al entrar en una plaza de aparcamiento, incluso sin errores de uso de los pedales.