El sistema TREV es una nueva tecnología de propulsión híbrida de serie, protegida por patente, que comprende un generador de turbina. TREV combina una amplia experiencia en tecnologías de vehículos eléctricos y de aviación con varias innovaciones técnicas patentadas, que ofrecen niveles de eficiencia y rendimiento sin precedentes y un impacto ambiental ultra bajo, especialmente con el uso de combustibles renovables.

En el último año, Techrules ha realizado inversiones para aumentar sus propias funcionalidades en investigación y desarrollo. Ching Chuen Chan, experto mundial en vehículos eléctricos, supervisa un centro de investigación y desarrollo de Techrules en Pekín. Bajo su guía, una turbina más pequeña de 15 kW se acerca a su puesta en producción, lo que la convierte en aplicable a usos comerciales e industriales.

William Jin, CEO de Techrules, ha declarado que “desde que presentamos el supercar Ren con una configuración de turbina doble de 80 kW en el Salón del Automóvil 2017 y 2018 de Ginebra, recibimos una gran cantidad de interés de fabricantes de primer equipo en todo el mundo que buscan beneficiarse de su capacidad de extender el rango de autonomía en turismos y vehículos comerciales. Por lo tanto, hemos decidido ajustar nuestra estrategia e incluir en desarrollo una versión más pequeña y económica de 15 kW, que es más adecuada para vehículos comerciales y turismos, que la versión de 80kW utilizada en el supercoche Ren. Esto nos permite comercializar antes el sistema TREV y tenerlo disponible para su producción en serie a finales de 2019”.

Techrules utilizará por primera vez el sistema TREV en estaciones de carga fijas y móviles, y lo proveerá a fabricantes de primer equipo para su uso en vehículos comerciales y en turismos. Actualmente, Techrules está buscando un socio internacional para ayudar a finalizar el desarrollo y la producción de su Ren Supercar. Además, planea utilizar su sistema TREV a largo plazo para automóviles de su propia marca.

El inventor de la nueva micro-turbina, el director de Tecnología de Techrules, Matthew Jin, explica que "el desarrollo del supercar Ren nos brinda una enorme experiencia en la vida real que consolida nuestra creencia de que la adopción masiva de micro-turbinas en vehículos eléctricos preconizará una nueva era para la movilidad eléctrica. Dado que la tecnología central de nuestra turbina incluye un nuevo sistema híbrido de rodamientos y aire, tenemos la gran oportunidad de producirlo en serie a un coste razonable. Puede funcionar con combustibles renovables como el etanol y el biogás, lo que suavizaría la transición de la era de los combustibles fósiles a la de la electricidad. Debido a su gran eficiencia, se necesitan menos baterías dentro del vehículo eléctrico. Esto ahorra mucho peso y reduce costes y contaminación”. 

Como extensor de automía, ya sea que se aplique en un vehículo o como un sistema de carga independiente, la turbina puede recargar las baterías en cualquier lugar y en cualquier momento. Elimina por completo el problema que produce la ansiedad por falta de autonomía y los inconvenientes de la recarga. Al poder utilizar la infraestructura existente, elimina los problemas que plantea el montaje, el coste y la capacidad de las redes de carga.