Todavía sufrimos las consecuencias que la borrasca “Filomena” ha provocado en todo el territorio nacional, que afectan a un gran número de infraestructuras e instalaciones. Una de las mayores preocupaciones entre los usuarios es el estado en el que ha quedado el coche, sobre todo si éste se encontraba a la intemperie, y qué hacer para prevenir daños mayores. Por ello, la Confederación Española de Talleres (Cetraa) ha querido trasladar unos consejos básicos a tener en cuenta:

  • No echar agua para quitar la nieve del parabrisas. El agua fría provocará más hielo y la caliente puede romper la luna por el cambio brusco de temperatura. Para quitar la nieve y el hielo acumulados en el parabrisas se recomienda usar una rasqueta y quitar los restos con una solución de una parte de agua y dos de alcohol. Si las escobillas han quedado pegadas al parabrisas, se puede usar la solución alcohólica para despegarlas con cuidado cuando la capa de hielo no sea muy gruesa.
  • Cuidado con el salitre. La sal que se echa en la nieve provoca corrosión en la pintura y otros elementos del vehículo, por lo que se recomienda no dejar pasar muchas semanas antes de hacer un buen lavado con máquina de presión, sin olvidar las zonas interiores de la carrocería.
  • Vehículos recubiertos por nieve. En el caso de los vehículos que hayan quedado sepultados en la nieve varios días, es recomendable llevarlos al taller en grúa para que los profesionales lo examinen. Esto se debe a que se puede producir una avería de motor importante si en la zona de admisión del vehículo se mete nieve con la aspiración que se produce en dicha zona al arrancar.
  • A mayor antigüedad, mayor impacto en las correas. Los coches más antiguos llevan las correas más desprotegidas. Es recomendable revisar que el frío extremo no las haya dañado.
  • Cuidado con la batería. La batería es un elemento cuyos componentes pueden llegar a deteriorarse por un frío excesivo. Si esto ocurre, puede provocar el mal funcionamiento de otros elementos relacionados (centralita, sistema eléctrico,...), por lo que es recomendable que sea revisada por un profesional.
  • Comprobación de elementos básicos. Es recomendable verificar el estado de líquidos y, antes de ponerse en marcha, comprobar que responde lo básico, como frenos, dirección, marchas, etc.

Cetraa recuerda que los vehículos, incluso aquellos preparados para ello como los modelos 4×4 equipados con cadenas o neumáticos de invierno, pueden haber sufrido con este temporal sin precedentes en los últimos años que ha llegado a registrar temperaturas de hasta -35º C en España. Por ello, desde la patronal recomiendan “una visita a nuestro taller de confianza y dejar en manos de profesionales la revisión del vehículo, pudiendo así evitar disgustos y reparaciones costosas”.