Robbie Williams anunciaba hace escasos días, a través de sus redes sociales, que tenía un bombazo que contarles a sus fans. El artista grabó entonces un vídeo y confesó estar harto de la música y estar dispuesto a encontrar un trabajo 'decente'.

 

El artista británico, ya de 40 años, quiere dar un cambio radical a su vida, pues según sus propias palabras, se está aburriendo un poco de toda esta vida de estrella del pop. "He sido muy afortunado, he tenido una gran carrera, pero ahora quiero hacer algo totalmente diferente", expresaba.

Así, el cantante proseguía que quiere hacer algo relacionado con Alemania. "Quiero vivir allí, por primera vez en mi vida, y quiero un trabajo decente. Soy padre ahora y creo que debería tener un buen curro. Soy demasiado viejo para ser futbolista y demasiado gordo para ser modelo, así que quizás podría trabajar en otra de mis grandes pasiones".

Williams se refería a los coches, y más concretamente los alemanes, finalizando el vídeo con un 'Llamadme si tenéis una oferta'. Los comentarios no se han hecho esperar y, mientras algunos de sus fans están convencidos de que es una broma gamberra de las suyas, otros creen que está atravesando la crisis de los cuarenta.