La Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa), expresó ante el Instituto Nacional de Consumo (INC) su inquietud por la anunciada reforma de la normativa regularizadora de las Juntas Arbitrales de Consumo.

En el borrador de proyecto de norma, se contempla la implantación de un árbitro único, representante de la Administración, que sustituiría al colegio arbitral, integrado por tres árbitros vocales en representación de los consumidores, empresarios y administración competente.

Para el presidente de Conepa, Ramón Marcos, "la reforma podría suponer una importante pérdida de confianza de todos los colectivos afectados en las Juntas Arbitrales".

"Consideramos que, con el árbitro único, se perderían características básicas que avalan la eficacia de los procesos tramitados a través de ellas, como el equilibrio y la imparcialidad del conjunto arbitral y la profesionalidad y el conocimiento profundo de cada tema, tanto desde el punto de vista técnico como jurídico, aportado por sus componentes", agregó.

Conepa teme que, si se confirma la apuesta por el árbitro único, muchas empresas del sector de la reparación y el mantenimiento de vehículos que ahora se acogen de manera voluntaria al sistema de arbitraje decidan renunciar a él, con el consiguiente encarecimiento de los procesos de reclamación para los usuarios.

Recordemos que los sistemas de arbitraje son gratuitos para el consumidor frente a la vía judicial, que exige la contratación de abogado y procurador.