La Asociación Empresarial de Automoción y Náutica de Baleares (Asema), que agrupa a unos 600 talleres mecánicos de Mallorca, Menorca e Ibiza, denuncia la falta de voluntad política para combatir el aumento de talleres ilegales, que en Baleares alcanzan ya un 30% de las reparaciones.

La patronal critica asimismo la falta de voluntad de las administraciones para abordar con firmeza el problema que está generando al sector la presencia cada vez mayor de estos talleres irregulares.

Para el presidente de Asema, Joan Oliver, la proliferación de este tipo de establecimientos "está causando un gran perjuicio a todos aquellos profesionales que sí cumplen con todas sus obligaciones".

El dirigente considera que, a pesar de esta circunstancia, "ni el gobierno central ni el autonómico están adoptando las medidas necesarias para atajar esta situación, como podría ser el refuerzo del cuerpo de inspección destinado a detectar y denunciar la existencia de talleres ilegales".

La federación nacional de talleres a la que pertenece Asema, Conepa, ha preparado por su parte un estudio de ámbito nacional sobre la incidencia del intrusismo, remitido a los diferentes ministerios vinculados a la actividad de los talleres mecánicos: Hacienda, Medio Ambiente, Industria, Comercio y Trabajo.

Según el estudio, una de cada cuatro reparaciones de vehículos en España se hacen en empresas que no están dadas de alta en los registros preceptivos, ubicados en garajes privados o 'boxes, espacios alquilados para que los propios usuarios hagan las reparaciones con la ayuda de mecánicos en paro o en busca de sobresueldos.