El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, reconoció que si bien el Comité de Diálogo no atraviesa su mejor momento, es necesaria la unión y el entendimiento de todos sus miembros para seguir trabajando en la agenda positiva de temas, dejando a un lado las diferencias que generan enfrentamientos innecesarios.

Sánchez Torres admitió, asimismo, que aunque existen discrepancias lógicas entre fabricantes-importadores y sus redes de distribución que dificultan la tan ansiada 'Carta a los Reyes Magos', siempre hay lugar para la reivindicación razonada desde el entendimiento y sobre la base de intereses comunes, como la continuidad de los planes de estímulo, la reforma de la fiscalidad del automóvil o la erradicación de la venta y reparación ilegal de vehículos.

De esta forma, el dirigente confirmó que el Comité de Diálogo, en el que participan los Ministerios de Economía e Industria y las asociaciones representativas del sector, arrancará el año con fuerza con una primera reunión en enero en la que se abordará, entre otros asuntos, la necesidad de continuar con los planes de estímulo hasta que la recuperación económica se traslade a las familias y al consumo.

Si bien para los vendedores existen ya "luces" en la macroeconomía que hacen vislumbrar una pronta recuperación, lo cierto es que también hay "sombras" que dibujan un pesimismo colectivo en torno a unos datos más que alarmantes de paro (26%) y unos costes financieros elevados. Estos datos, llevados al terreno de la automoción, se traducen en un mercado deprimido, con una previsión de 720.000 turismos para 2013, y un parque envejecido.

Por este motivo, para la asociación sería deseable hacer beneficiarios también de estos planes de incentivos a los vehículos de ocasión de hasta cinco años, replicando modelos como el extinto Plan Prever o el más reciente 2000E, en un momento en el que el usado se ha convertido en la solución real de movilidad de muchos españoles, por su buena relación garantía/precio. Las ventas de VO despedirán este año con una subida del 6% y un total de 1.670.000 unidades.

La reforma de la fiscalidad del automóvil es otra de las prioridades en las que el sector trabaja conjuntamente con la Administración, para conseguir una tributación orientada a penalizar el uso del coche en lugar de la compra, de acuerdo a los criterios europeos, lo que pasaría por eliminar el anacrónico Impuesto de Matriculación del que actualmente están exentos más del 50% de los vehículos.

Esta revisión fiscal contempla también la reforma del Impuesto de Circulación y su adecuación a criterios medioambientales, así como la eliminación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales para concesionarios y compraventas.

Además, se pretende una rebaja de la tributación a los conductores con coche de empresa y la desgravación en el IRPF de las cuotas de renting para particulares, lo que favorecerá el cambio de coche cada cuatro años, frenando el envejecimiento del parque y ayudando a cumplir con el objetivo de la DGT de rebajar a siete años o menos su antigüedad media para 2016.