La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) ha reforzado su servicio de entrega directa de distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva ordenanza de movilidad del Ayuntamiento en Madrid, que obliga desde el 24 de abril al uso de la etiqueta en todo el término municipal de la capital.

Ante este contexto, Ganvam facilita la distribución de los distintivos ambientales sin intermediarios a través de GANVAMStore, donde se permite solicitar un número ilimitado de adhesivos a través de Internet y recibirlos por correo certificado en un plazo máximo de 48 horas desde la confirmación del envío.

Gracias a un sistema conectado directamente con Correos y la DGT, Ganvam ha expedido ya varios centenares de etiquetas a usuarios y empresas durante el primer trimestre y prevé duplicar el número de solicitudes a lo largo de los próximos días.

La carencia del distintivo -si le corresponde al vehículo- está tipificada como infracción de carácter leve y, por tanto, puede conllevar sanciones de hasta 90 euros, según fuentes consultadas del Ayuntamiento de Madrid. En la Comunidad de Madrid existen alrededor de tres millones de vehículos que, si entran en la capital, deberán llevar visible la etiqueta, preferiblemente en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero.

No obstante, la ordenanza municipal es aplicable a todos aquellos vehículos que accedan a Madrid desde cualquier zona de España, por lo que la colocación del adhesivo es obligatoria tanto para turismos, furgonetas, motos y camiones que circulen dentro del municipio madrileño, independientemente de su origen.

Los vehículos más contaminantes y antiguos quedan exentos de la norma, si bien podrán seguir circulando libremente por todo el municipio mientras no se activen restricciones al tráfico por escenarios de contaminación.

Cabe recordar que la DGT ha establecido cuatro distintivos que ayudan a clasificar el 50% del parque automovilístico, dependiendo del nivel de contaminación emitido por cada vehículo. Azul, verde/azul, amarillo y verde son los cuatro colores que corresponden correlativamente con las etiquetas que identifican a los vehículos Cero, Eco, B y C, en función de la clasificación del parque, que en España alcanza los 32 millones de vehículos.