Los investigadores del Área de Medio Ambiente de la Policía Autonómica de Granada localizaron y denunciaron un total de 15 talleres ilegales en 2016, lo que supone un descenso respecto a 2015, cuando se descubrieron 24 locales, bajos o domicilios donde se hacían arreglos clandestinos de vehículos, recoge un artículo del Ideal de Granada.

La quincena de actuaciones efectuadas por la Policía entre enero y diciembre dio como resultado otras tantas actas de infracción con sanciones que, en caso de no poder ser regularizada la actividad, pueden alcanzar los 11.000 euros. Sólo por no poseer la correspondiente licencia de Industria puede acarrear una multa de unos 5.000 euros. La imposición del resto de las sanciones dependerá de que el local reúna los requisitos que exige la normativa, según informa el subinspector Antonio Hidalgo Villena.

Por la mejoría de la crisis, efectivamente ahora la gente está montando menos talleres ilegales”, declara el responsable, que precisa que los establecimientos sin licencia detectados el año pasado estaban ubicados en Jun, Maracena, Huétor Vega, Albolote, Vélez de Benaudalla, Güevéjar, Motril, Loja, Granada, Almuñécar, Alomartes, Cúllar Vega y Moreda.

La Policía Autonómica llega hasta estos negocios por distintos cauces. Uno de ellos es la Asociación Provincial de Talleres de Automóviles, que le comunica cuando tiene constancia de la presencia de algún nuevo local no autorizado. Suelen ser otros talleres que sí tienen todos los papeles en regla los que los denuncian ante el colectivo “por razones de competencia”. Otras veces los agentes descubren estos puntos clandestinos mientras patrullan y realizan labores de control.

En opinión de Medialdea Hernández, secretaria general de la Asociación de Talleres, el descenso que arrojan esas cifras es en realidad relativo y tendría que ver con más con “la posibilidad de actividades que se han podido detectar” que con su existencia. En la provincia, los talleres legales rondan el millar, mientras que de los ilegales es difícil dar una cifra, según Hernández, que elogia la importante labor que realiza tanto la Policía Autonómica como el Seprona, con los que el colectivo colabora estrechamente para perseguir este tipo de negocios fraudulentos.