Las ventas de vehículos de ocasión subieron un 6 % en el primer trimestre, hasta las 413.550 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 2,3 a 1, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas.

De esta forma, las operaciones con vehículos de segunda mano cerraron el primer trimestre en positivo, en claro contraste con el mercado de nuevos, que cayó un 11,5 % en este periodo a pesar del estímulo a la compra del PIVE 2 que, paradójicamente, excluyó a los usados seminuevos desposicionándolos en precio frente al nuevo.

El informe de Ganvam muestra cómo el mercado de ocasión sigue polarizado entre los vehículos de más de diez años - protagonistas forzados de esta larga crisis - que crecieron un 7,5 %, y los de menos de tres, que lo hicieron en un 34,5 %. Así, los coches más veteranos incrementan su peso sobre el total del mercado en seis décimas, representando ya el 47 % de la tarta, frente al 19 % de los más jóvenes que ganaron cuatro puntos porcentuales en este periodo.

Estos vehículos más juniors ganaron terreno en estos últimos meses, muy especialmente entre los vendedores profesionales, con una subida del 38,4 % debido a la necesidad de priorizar la salida de un stock de seminuevos poco competitivo en precio frente al nuevo, primado entre promociones y PIVE con más de 4.000 euros.

Las ventas realizadas por profesionales se incrementaron en un 5,7 % en el primer trimestre. Ahora bien, las compras entre particulares siguen capitalizando el 58,6 % de las ventas, aunque prácticamente la misma proporción que en 2012 y 2011, en los que representaron un 58,5 % y 58,3 %, respectivamente.

Los coches mileuristas, caracterizados por su alta edad y bajo precio, siguen siendo los vehículos fetiche de las compras entre particulares, con un crecimiento del 6,1 % hasta marzo. En la actualidad, el 67,5 % de las operaciones que se realizan entre compradores privados corresponden precisamente a estos vehículos senior que pueden pagarse fácilmente al contado.

Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "la crisis ha empujado a muchos a comprar a otro particular sólo por una cuestión de precio. Ahora bien, empezamos a ver cómo cada vez son más los que comienzan a valorar las ventajas de comprar a un profesional un coche revisado".