El presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), Jaume Roura, confía que 2014 sea el año de la vuelta generalizada a los 'números negros', con una rentabilidad media sobre facturación del 1%.

Roura recordó, en este sentido, que 2013 representó "un punto de inflexión" para las redes de concesionarios en España, pues muchas finalizaron el ejercicio con números positivos después de llevar a cabo una fuerte contención de gastos.

"Este año será el de la confirmación, el de la vuelta a la rentabilidad generalizada", aseveró, antes de remarcar que la cifra del 1% sobre facturación permitirá volver a generar actividad y a mantener el empleo en el sector de la distribución.

El dirigente afirmó seguidamente que la mayor parte de los puntos de venta en España son pymes y destacó que para aguantar los seis años de crisis económica han tenido que recurrir a su patrimonio personal

En opinión de Roura, los concesionarios están "empujando" para que el Plan Pive 5 vuelva a ser un éxito. No en vano, apuntó, "estos programas han demostrado su utilidad, por lo que "todavía no es el momento de retirarlos".

Roura indicó que, en el caso de que se mantenga este plan de incentivos, la previsión de matriculaciones de la patronal de los concesionarios para el cierre de este ejercicio contempla un aumento del 10%, hasta alcanzar o superar las 800.000 unidades.