Los trabajadores afectados por despidos colectivos en concesionarios de automoción y talleres de reparación triplican los contabilizados en las fábricas de coches en los ocho primeros meses del año, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En cifras, entre enero y agosto, un total de 1.321 trabajadores del sector de venta y reparación de vehículos de motor y motocicletas se vieron afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) con medidas de extinción (despidos colectivos), frente a los 408 trabajadores de fábricas de coches.

Señalar, no obstante, que la cifra global de empleados afectados por expedientes de regulación es mucho mayor (cuatro veces más) en los centros de producción de automóviles que en los puntos de venta y reparación. Así, frente a 7.644 afectados en concesionarios y talleres, se registraron 31.842 incluidos en ERE en las fábricas de vehículos.

Esta gran diferencia estriba en la utilización de ERE temporales, un instrumento muy frecuente en las factorías de automóviles para adecuar la producción a la demanda y de menor uso por parte de los concesionarios, dadas las condiciones del negocio y las características de las empresas, pymes en su mayor parte.

Sí coinciden ambos en el uso cada vez más frecuente de expedientes de regulación con reducción de jornada, prácticamente inéditos antes de la entrada en vigor de la reforma laboral.