La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) destacó, tras el anuncio de la aprobación del Plan Pive 6, el efecto de "arrastre" que este plan de renovación del parque está teniendo sobre la economía y, concretamente, sobre el consumo, siendo un elemento que está haciendo visible la progresiva recuperación de la confianza por parte de los compradores.

En este sentido, para la patronal los Planes Pive también han supuesto un cambio determinante en la actividad comercial de los concesionarios. Según cálculos de Faconauto, el 72% de los 183.911 coches vendidos por las concesiones en lo que va de año se han acogido al Plan, lo que también ha traído consigo un repunte de otras actividades vinculadas a la automoción, como son los seguros o las financieras.

"Es de agradecer que el Gobierno siga viendo la importancia y las implicaciones positivas que los Pive están teniendo respecto al consumo de las familias. Los concesionarios somos quienes lo notamos en primera instancia, pero también estamos viendo cómo 'despiertan' otros sectores arrastrados por nuestra buena dinámica de ventas", expuso el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

Faconauto recuerda que los cinco Planes Pive han generado en el mercado nacional una demanda añadida de más de 140.000 unidades - coches que se hubieran dejado de vender si no hubieran existido las ayudas oficiales -, lo que además ha permitido generar una recaudación de impuestos extra a favor de las diferentes administraciones públicas de 500 millones de euros.

Por otra parte, el Consejo de Ministros acaba de aprobar un paquete de medidas para estimular la economía y la industria de nuestro país, para así continuar la senda reformista y asegurar y acrecentar la recuperación económica y del empleo en nuestro país.

El Plan Pive tendrá continuidad en sus efectos sobre la economía y la recaudación fiscal, contribuyendo a la recuperación del mercado de turismos, cuya nueva expectativa de volúmenes para todo 2014 se sitúa en batir las 850.000 unidades.

Otra de las medidas afecta a los vehículos comerciales, pues el Plan Pima Aire tendrá un efecto económico dinamizador y complementará de manera eficaz la renovación del parque de furgonetas, cuya edad media se sitúa en más de once años.

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, considera que "el sector industrial crea más valor añadido por unidad de trabajo que cualquier otro, un empleo de mayor calidad y menos sensible a los cambios de ciclos económicos".

"Este conjunto de medidas potenciará el sector industrial, que, a su vez hará crecer a otros sectores en innovación y desarrollo sostenible. Sin duda, es un paso decisivo en el proceso de reindustrialización", agregó seguidamente.

Finalmente, el presidente de la presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, aseguró que la aprobación de esta nueva edición del Pive evitará que se rompa la "inercia positiva" de las ventas que encadenan ya nueve meses consecutivos de subidas.

Gracias a la continuidad de estos planes, los vendedores estiman que el mercado de nuevos crecerá este año del orden del 14,8%, hasta situarse en el entorno de las 830.000 unidades, lo que permitirá alcanzar una rentabilidad del 1% en las redes de distribución al cierre del ejercicio.

Sánchez Torres pide moderación, pues estamos todavía en una situación de déficit de matriculaciones y lejos de recuperar el volumen de "normalidad", que no llegará probablemente hasta el año 2017. Hasta entonces, es importante que el crédito sea más fluido tanto para los compradores - que deben soportar todavía unas exigencias de garantía demasiado elevadas - como para los vendedores, que precisan de financiación para su circulante.

Con todo, el mandatario lamentó que el vehículo usado sea el gran excluido de estos planes, máxime cuando se está consolidando como una opción de compra cada vez más real entre los españoles. Según los datos de la consultora Nielsen, el 17% de los españoles plantea comprarse un coche de ocasión en los próximos dos años, lo que pone de manifiesto que "estamos ante un mercado con gran potencial de crecimiento por el que también hay que apostar".

Para Sánchez Torres, "un Plan Pive para los vehículos de ocasión no sólo dinamizaría la demanda sino que además favorecería el rejuvenecimiento del parque con vehículos más jóvenes y más seguros, contribuyendo a los ambiciosos objetivos de reducción de edad y siniestralidad marcados por la DGT para 2016".