El Refinish Competence Center en las instalaciones de BASF Española en Marchamalo (Guadalajara) vuelve a estar de estreno para formar en técnicas del ajuste de color y repintado a técnicos de los talleres de reparación, distribuidores y grandes marcas de automóvil, todos clientes de BASF en España y Portugal, a través de sus marcas premium Glasurit y R-M.

BASF firmas

La instalación original fue construida en 1983 y, desde entonces, ha sido centro de referencia para la formación de más de 2.000 personas cada año, clientes BASF en Iberia. Además, el centro acoge numerosos eventos destinados a potenciar la formación de los jóvenes profesionales del futuro, por medio de iniciativas como el Best Painter Contest de R-M o como sede del Castilla-La Mancha Skills, así como la formación del profesorado de Formación Profesional a través del Programa de cursos Forteco.

Desde comienzos de 2019, Marchamalo ha invertido cerca de 2,5 millones de euros (de un global de 24 millones en todo el centro de trabajo) en reformar la instalación para ofrecer una máxima experiencia tecnológica, todo ello desde el prisma de la innovación y compromiso al cliente. Con un claro enfoque hacia la sostenibilidad y la protección del medio ambiente, BASF ha instalado equipos con la mayor eficiencia energética y con el grado óptimo de reducción de emisiones.

BASF autoridades

Al acto oficial de inauguración, celebrado el 18 de julio, asistió la Consejera de Economía Empresas y Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha Patricia Franco Jiménez, así como el Alcalde de Marchamalo Rafael Esteban Santamaría, entre otros representantes institucionales. La representación de la empresa estuvo encabezada por Katja Sharpwinkel, Senior Vice President ECR EMEA; Carles Navarro Vigo, Managing Director Country Cluster Head Iberia; Christian Schneider, responsable del centro de Marchamalo / Director de Operaciones; y Ramón Farré Gaudier, Regional Business Manager ECR Iberia.

Todo en el Refinish Competence Center ha sido renovado: sala de mezclas, zona de taller, 'mixing island', las dos salas de formación, los despachos de los National Head Trainers y los vestuarios.

BASF sala mezclas

“Desarrollaremos una formación más profesionalizada, con alta tecnología y conectividad”, destacaba en su intervención Ramón Farré, quien reconocía que “llevamos más de seis años luchando en la compañía para recibir la inversión en la planta de Marchamalo”. “Ayudamos a nuestros clientes a tener éxito en sus negocios aunque, además de ofrecer rentabilidad, cuidamos de las personas (talleres, profesionales, estudiantes de FP, aseguradoras,...)”, concluyó.

Por su parte, Christian Schneider quiso agradecer a todo el equipo del proyecto por la buena planificación de este renovado centro, con el fin de que "los clientes experimenten en el futuro una nueva BASF”. El responsable destacó la renovación de todos los equipos de pintado y de todas las instalaciones para asegurar buenos resultados en la formación, además de incidir en la sostenibilidad con equipos que garantizan una alta eficiencia energética y la reducción de emisiones.

BASF cabina

En este ámbito de crecimiento sostenible, Carles Navarro Vigo destacó el compromiso de la compañía con el territorio, con la innovación y con los clientes, el centro de la estrategia de BASF: “creación de química sostenible para crecer contigo”. Respecto a la proximidad con el cliente, Navarro señaló que BASF ayuda a una relación con el cliente más sostenible y exitosa, aunque la sostenibilidad se aplica también a la formación continua, “indispensable porque queremos a los mejores en toda la cadena de valor, incluidos los talleres de reparación”.