Muchos viajeros de negocios que conducen sus propios coches para trabajar, la denominada “flota gris”, no siempre realizan controles básicos de seguridad en sus vehículos. Una de las principales conclusiones recogidas en un estudio realizado por Enterprise Rent-A-Car en Europa muestra que uno de cada tres conductores de la “flota gris” (el 33%) en España no realiza ningún control de mantenimiento regular en sus automóviles.

Cuando se les preguntó sobre por qué no lo hacían, el 37% respondió que “esperaba que el coche les dijera si algo andaba mal” y el 35% aludió a que “para eso servían los servicios oficiales y las ITV”.

Frente a las tareas a realizar antes de un viaje, más de la mitad (54%) nunca ha revisado las pastillas de freno, el 43% no ha comprobado si los faros antiniebla funcionan y el 45% no ha chequeado la banda de rodadura de los neumáticos. Casi un tercio (el 29%) admite que nunca ha abierto el capó del coche.

El estudio también revela que muchos conductores de la “flota gris” en España no están seguros de si el coche que utilizan para el trabajo contiene el equipamiento de seguridad básico. Por ejemplo, más de la mitad de los conductores de flota gris (el 69%) no sabe si tiene un compresor o una bomba para inflar los neumáticos, e incluso el 61% no sabe actualmente si su coche tiene una rueda de repuesto utilizable. Asimismo, el 20% no conoce si su automóvil tiene un chaleco reflectante, aunque estas y otras herramientas de seguridad son obligatorias en muchos países europeos.

Igualmente, la encuesta analiza cómo se comportan los conductores de “flota gris” cuando se están preparando para un viaje de más de 150 kilómetros. Según estos datos, el 40% no comprueba si tiene suficiente combustible y el 76% no planea rutas alternativas en caso de que haya un problema en la carretera. Además, sólo la mitad de los conductores planifica pausas, al menos, cada dos horas.