La función de los amortiguadores, recordemos, es garantizar una buena adherencia del vehículo a la carretera en cualquier circunstancia y condición, además de compensar las irregularidades de la carretera y absorber los choques provocados por el estado de la misma.

 

Entre los síntomas de su desgaste encontramos las vibraciones en el volante, una tendencia anormal del vehículo a desplazarse en las curvas o un desgaste excesivo de los neumáticos.

Un consejo del fabricante Citroën es que un especialista revise sus amortiguadores cada 20.000 km. En este sentido, los amortiguadores de la firma francesa brinda una calidad óptima y responden a las exigentes condiciones de fabricación.

Solicite siempre información a su asesor de servicio Citroën sobre las ofertas comerciales en vigor adaptadas a la antigüedad de su vehículo.

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/7szjhl9WwUg" frameborder="0" allowfullscreen ]