Mobility Solutions, la mayor área empresarial del Grupo Bosch, continúa creciendo con fuerza, pues después de ajustar los efectos del tipo de cambio, las ventas de esta área se incrementaron en un 7% en el primer trimestre de 2015. Asimismo, el incremento nominal de las ventas subió hasta el 13%.

 

"Tecnológicamente y a nivel internacional, nuestra posición es tan buena que este año vamos a crecer, de nuevo, significativamente por encima del mercado", aseguró Rolf Bulander, presidente de esta área empresarial, en la Conferencia Internacional de Prensa, celebrada en Boxberg (Alemania).

En 2014, el volumen de negocio de Mobility Solutions creció un 8,9%, más del doble que la producción mundial de automóviles. Las ventas de importantes sistemas como el Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), la inyección directa de gasolina y los sistemas de inyección directa diésel crecieron, cada uno de ellos, en torno al 20%.

En el futuro, Bosch también ofrecerá cada vez más soluciones que controlan la forma en que los automóviles y otros medios de transporte interactúan. "Estamos redefiniendo la movilidad personal y avanzando hacia un concepto multimodal que incluya bicicletas, trenes y autobuses", expuso Bulander, explicando esta nueva meta.

En este camino hacia la movilidad del futuro, Bosch está alcanzando ya éxitos, no sólo tecnológicamente, sino también a nivel comercial. El proveedor de tecnología y servicios persigue tres vías de desarrollo hacia la conducción, que será electrificada, automatizada, y conectada. "Bosch está haciendo buenos progresos en los tres campos", remarcó el dirigente.

En su opinión, el motor de combustión seguirá siendo la base para una movilidad eficiente hasta bien entrada la próxima década, incluso aunque el sistema propulsor esté electrificado. Durante los próximos cinco años, la tecnología Bosch relacionada con el propulsor, puede reducir el consumo de los motores diésel en un 10% y la de los motores de gasolina en casi un 20%.