ZF es desde el pasado 1 de diciembre, después que las autoridades antimonopolio dieran el visto bueno, el propietario oficial del negocio de engranajes industriales y de caja de cambios para turbinas eólicas de Bosch Rexroth AG, que alberga un total de 1.200 empleados entre las sedes de Witten (Alemania), Pekín (China) y Lake Zurich (Estados Unidos).

 

Destacar que para ZF, esta adquisición significa la entrada al negocio de grandes engranajes industriales que se utilizan, por ejemplo, en las plataformas petroleras, vehículos para minas, máquinas de perforación, o instalaciones de cables. Las diversas líneas de producto se reunirán en la nueva unidad de negocio, ZF Industrial Gears con sede en Witten. De esta forma, la compañía está fortaleciendo también su negocio eólico.

"Con la creación de la nueva unidad de negocio de 'Industrial Gears' pretendemos conseguir grandes cosas a gran escala", recalcó el Director Ejecutivo del Grupo ZF, Stefan Sommer, antes de exponer que están ampliando su portfolio con grandes transmisiones para aplicaciones industriales y maquinaria móvil a través de máquinas de perforación y excavadoras mineras de 600 toneladas.

Mediante esta transacción, ZF adquiere los dos centros de producción de Bosch Rexroth AG ubicados en Witten, con casi 900 empleados, y en Pekín, con más de 300 empleados, así como las oficinas que se encuentran en el Lake Zurich, con unos 15 empleados. En las tres localizaciones se ha celebrado la adquisición oficial y el primer día bajo el paraguas del Grupo ZF, la cual se llevó a cabo el 1 de diciembre.

ZF ha nombrado a Christoph Kainzbauer, un administrador con experiencia en el campo de la tecnología de las cajas de cambio de gran dimensión, para dirigir la unidad de negocio de Engranajes Industriales. Anteriormente fue el responsable de ventas globales del segmento de cajas de cambios de gran tamaño de Bosch Rexroth.

La nueva unidad de negocio incluye las líneas de productos de transmisiones para aplicaciones de minería y maquinaria para la construcción, transmisiones para aplicaciones offshore y marinas, transmisiones para plantas y equipos industriales, así como para instalaciones de cables.

Las dos compañías han acordado no hacer público el precio de compra. En 2014, Bosch Rexroth generó ventas de aproximadamente 300 millones de euros gracias a la caja de cambios de gran tamaño.