Francisco Javier García Corcés seguirá presidiendo la Asociación de Empresarios de Venta y Reparación de Neumáticos de Soria tras ser reelegido por la Junta Directiva para un nuevo mandato de cuatro años, informa Elmirondesoria.es. La entidad soriana, que cumple 25 años en 2019, es una de las 44 asociadas a la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES).

A García Corcés, que ocupa la presidencia de la entidad desde junio de 2006, le acompañarán en este nuevo periodo Julián Andrés Miguel Alonso en la Vicepresidencia, Roberto García Poza en la Secretaría de la asociación, y Trinidad Castillo Medina en la Tesorería.

Por otro lado, y ante la proximidad de la Semana Santa, los miembros de la Asociación (Neumáticos Castillo, Recauchutados Ciria, Recauchutados Miguel, Neumáticos Poldo y Neumáticos Polfran) han recordado que el estado de los neumáticos del parque móvil provincial es básico para la seguridad vial al ser éstos el único punto de contacto entre el vehículo y la calzada.

Los informes de la Dirección General de Tráfico apuntan a que más del 5% de los vehículos españoles circulan con defectos graves en las ruedas. Asegurar la adherencia en el empuje, en la frenada y en el deslizamiento lateral y garantizar la adecuada dirección del recorrido del vehículo y de la amortiguación de las imperfecciones del pavimento son las importantes funciones de este elemento, que la asociación soriana recomienda revisar antes de iniciar el viaje.

La entidad también insta a chequear la presión de los neumáticos (también la de la rueda de repuesto) siempre en frío y a ajustarse a la indicada por el fabricante en función de las condiciones de carga del vehículo. El dibujo del neumático ha de tener una profundidad superior a 1,6 mm (límite legal establecido), si bien aconseja su cambio cuando la profundidad sea menor a 3 mm para garantizar una perfecta adherencia.

Sustituir los neumáticos que presente alteraciones (cortes, deformaciones,...) completan el ‘abc’ de una perfecta revisión, siempre en un taller legal que garantice la idoneidad de la reparación o sustitución de las ruedas, de cuyo buen estado depende también el consumo de combustible.