BoschcreaempleoFranz Fehrenbach, presidente de la Alta Gerencia del Grupo Bosch, señaló en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt que la compañía alemana espera un crecimiento este curso de un 5 % en la industria del automóvil en todo el mundo.

Según sus palabras, el crecimiento del sector en los países emergentes se ha ralentizado ligeramente, aunque otros de Asia y Sudamérica continuarán reduciendo sus diferencias con respecto a los países industrializados más allá de finales de año.

Frente a este panorama, el Grupo Bosch vaticina para el segundo semestre de 2.011 uno ligero estancamiento en sus áreas empresariales (Técnica de Automoción, Técnica Industrial y Bienes de Consumo, Seguridad y Comunicación), si bien el crecimiento global llegará a casi el 10 %. “En este sentido mantenemos confianza de poder superar en el Grupo Bosch los 50.000 millones de euros en ventas”, expuso Fehrenbach.

El crecimiento de Bosch tiene un efecto positivo sobre el empleo: Fehrenbach cree que, hasta finales de año, el número de empleados aumentará en unas 15.000 personas en todo el mundo, superando los 300.000 empleados.

Asimismo, las inversiones de la firma en futuras tecnologías se mantienen en el alto nivel actual. Con 3.300 millones de euros invertidos en Investigación y Desarrollo, sólo en el área de Técnica de Automoción el porcentaje de inversiones en I D superará este año el 10 %. “Estas son nuestras inversiones para participar activamente en el cambio estructural de la industria del automóvil”.

Mejorar la eficiencia energética

Los objetivos a nivel mundo, en vehículos gasolina y diésel, continúa siendo la reducción de consumo del carburante y de las emisiones de dióxido de carbono. Bosch ofrece ya tecnologías para que las nuevas generaciones de motores puedan disminuir estos valores en una tercera parte.

El grupo planifica vender en 2.013 unos 7,2 millones de sistemas de inyección directa de gasolina, es decir, tres veces más que en 2.010. En este mismo periodo, Bosch se ha propuesto aumentar las ventas del sistema de inyección directa Common Rail para diésel, pasando de los casi 9 millones de unidades anuales actuales a más de 12 millones. “Lo que es ecológicamente razonable nos beneficia económicamente”, sentenció Fehrenbach.

Desde el punto de vista ecológico, la movilidad eléctrica con fuentes de energía renovables es beneficiosa. En el desarrollo hacia el coche eléctrico, Bosch invierte a día de hoy más de 400 millones de euros anuales, especialmente en las baterías de accionamiento, motores eléctricos y electrónica de potencia. Hasta 2.013, la empresa suministrará con su gama de productos para la movilidad eléctrica unos 20 proyectos a doce fabricantes de automóviles.