La planta de producción de Bridgestone en Burgos finalizó, el pasado 19 de octubre, las celebraciones de su 50º Aniversario con un acto institucional en el que reunió las principales autoridades de la región y más de un centenar de personalidades del mundo de la empresa. El acto tuvo lugar en la propia fábrica de la multinacional japonesa, presidido la conmemoración el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el alcalde de Burgos, Javier Lacalle.

Durante las intervenciones, los asistentes pudieron comprobar los grandes avances que ha tenido la compañía desde su fundación, en especial desde que fue adquirida por Bridgestone, en 1988, y los sucesivos desafíos que ha sabido abordar a lo largo de su existencia.

En este sentido, Fernando del Cerro, director general de la fábrica de Burgos, quiso agradecer a todas las personas que han trabajado desde sus comienzos en la planta y dejó un mensaje. “Con el impulso y el orgullo de formar parte de un equipo excelente, podemos mirar con optimismo al futuro para seguir jugando un importante papel en el desarrollo de la ciudad y de la región”.

Por su parte, el vicepresidente de Manufacturing en Bridgestone EMEA, Adolfo Llorens, destacó que “Bridgestone Burgos es una de las principales piezas dentro de nuestra estrategia europea, cuyo futuro pasa por la capacidad de adaptación a los cambios del mercado, cada vez más rápidos, y por enfocarnos en el mercado de cubiertas premium”.

La planta de Bridgestone Burgos está especializada en la fabricación de cubiertas de turismo, camioneta y 4×4 para primer equipo, abasteciendo de una amplia gama de medidas a los más importantes fabricantes del automóvil. Más de un 75% de su producción se destina al mercado internacional y para finales de 2017 se habrán producido en sus instalaciones más de 283 millones de neumáticos.

Bridgestone EMEA anunció recientemente su compromiso de inversión de 70 millones de euros para la planta de Burgos. Los fondos serán utilizados para ampliar la capacidad de producción de las instalaciones, adquirir equipos de vanguardia y optimizar las líneas de producción ya existentes.

Los cambios incluirán la puesta en marcha de la más avanzada tecnología de producción de la que se dispone, en sistemas de vehículos autónomos y maquinaria de alta capacidad. El uso de estas nuevas tecnologías va a aumentar la capacidad de las plantas para producir sofisticados neumáticos de alta calidad y se espera un aumento de más del 20% en el volumen de producción.