El concepto modular ContiLifeCycle permite que los gestores de flota puedan optimizar los costes operativos de la flota según sus necesidades individuales. No en vano, una segunda o incluso tercera vida útil del neumático reduce los costes y hacen más rentables las cubiertas de los vehículos comerciales.

Los cuatro pilares básicos del concepto ContiLifeCycle son neumático nuevo, reesculturado profesional, gestión de carcasas y recauchutado. De este modo, es posible ahorrar entre el 30 y 40 % en costes de neumáticos con la renovación Premium en neumáticos bien conservados.

La clave del éxito de un nuevo ciclo de vida útil del neumático al hacer un reesculturado del perfil y un recauchutado es una carcasa de alta calidad. Continental sólo reutiliza carcasas que estén en perfecto estado de uso: ContiRe™, el neumático reesculturado en caliente o utilizando la banda de rodadura ContiTread™ en el reesculturado en frío. Aprovechar dos o incluso tres veces la carcasa de alta tecnología ayuda a minimizar los costes operativos de las flotas.

Christian Sass, director del departamento de Recauchutado Truck Tires EMEA, considera que "ContiRe es el neumático recauchutado integral de Continental: tiene el aspecto de un neumático nuevo, dura tanto como un neumático nuevo y la sensación de conducción es igual que en uno nuevo".

En el proceso de recauchutado, Continental emplea mezclas originales para los laterales y la banda de rodadura con un diseño tridimensional idéntico. Esto asegura la calidad y el buen rendimiento, así como la vida útil y la rentabilidad de forma prácticamente comparable a la de un neumático nuevo.

"Durante el reesculturado en caliente, no se aplica sobre el neumático de camión una banda prefabricada, sino que se aplica goma nueva a toda la carcasa, que luego se introduce en un molde para formar un nuevo neumático", agrega Christian Sass.

Antes de que un neumático Continental gastado pueda reiniciar su nueva vida como neumático recauchutado ContiRe, los técnicos de Continental revisan la carcasa haciendo un control de calidad en profundidad mediante una shearografía computerizada para buscar posibles daños ocultos y asegurar así la integridad estructural.