Goodyear Proactive Solutions ha sido elegido por HOYER Mineralöl-Logistik GmbH, empresa que forma parte del gigante internacional de logística HOYER Group, para el seguimiento en tiempo real del estado de los neumáticos de su flota de transporte de mercancías peligrosas.

Hoyer ya ha equipado 175 camiones con el innovador sistema de control de presión de neumáticos (TPMS) de Goodyear, instalado directamente en las llantas de los neumáticos. Los sensores recogen los datos clave de los neumáticos, que posteriormente se analizan mediante el uso de algoritmos y sistemas inteligentes, permitiendo detectar la necesidad de mantenimiento proactivo, por ejemplo, en caso de una presión de aire que disminuye progresivamente. El panel de control de flotas en tiempo real ayuda al gestor de flotas a reducir el coste total de propiedad, aumentar la eficiencia de la flota y optimizar los tiempos de entrega.

Goodyear Proactive Solutions ofrece una solución integral a Hoyer, que incluye un sistema de control y gestión de flotas avanzado, neumáticos premium y una red de servicio completo en toda Europa. El sistema ayuda a flotas importantes como Hoyer en su transformación digital, gracias a un panel de control en tiempo real que incluye recopilación y análisis continuo de datos de vehículos para anticipar situaciones de riesgo, sistema de alerta para evitar situaciones peligrosas e inmovilización del vehículo y asistencia de mantenimiento proactiva.

“Indudablemente, cumplimos con estrictas regulaciones cuando se trata del transporte de mercancías peligrosas como, por ejemplo, combustible. Justo en este punto, núcleo de nuestros servicios de transporte, la nueva solución digital de Goodyear ofrece un importante valor añadido, pues la seguridad es nuestra principal prioridad”, afirma Tim Exner, Director de Flotas y responsable del contrato con HOYER Mineralöl-Logistik GmbH.

Según pruebas realizadas en flotas de terceros en toda Europa, Goodyear Proactive Solutions está avalado por un sólido historial de servicios probados: una media de un 75% menos de averías, mediante el seguimiento continuo de la temperatura del neumático; de media, 476 litros de combustible ahorrados por año, gracias a un control de presión de neumáticos permanente; una disminución de los costes de mantenimiento del neumático  hasta en un 70% de media, lo que facilita la máxima longevidad y kilometraje.