En los próximos días se van a producir múltiples atropellos y accidentes varios, debido a la ola de frío siberiano y la reducción del termómetro por debajo de los 7ºC. Estas temperaturas tan bajas producen la pérdida de adherencia de los neumáticos convencionales y el consiguiente aumento de la distancia de frenada.