El gobierno argentino ha anunciado un plan para el sector de automoción para incentivar el consumo a través de créditos, rebajas y planes de financiación. Así, la ministra de Industria, Débora Giorgi, presentó el plan Pro.Cre.Auto, un programa de créditos blandos para la compra de vehículos fabricados en la Argentina, que reduce entre un 3 y el 13% el valor de 26 modelos de coches distintos, de marcas como Volkswagen, Renault, Toyota, Ford o Fiat.

Según sostuvo Giorgi, Pro.Cre.Auto otorga financiación a 60 meses -de hasta el 90% del valor del vehículo-, con un tope de 120.000 pesos (unos 10.000 euros). El plan estará vigente entre el 24 de junio y el 24 de septiembre.
El crédito se podrá solicitar a través del Banco Nación (a una tasa anual del 17% para clientes de la entidad y del 19% para no clientes), según detalló el Ministerio en un comunicado. Como explicó la funcionaria, las ventajas del plan consisten en que se puede realizar un pago inicial pequeño, las cuotas son de hasta menos de la mitad de los valores actuales de mercado y con un plazo mayor (a cinco años).
Con el plan de créditos, el gobierno apuesta a que se produzcan 100.000 unidades y así alcanzar la meta de 700.000 vehículos a fin de año, menos que los 900.000 de 2013 pero con los que la industria se daría por satisfecha en el actual contexto de crisis.