La mejora de la movilidad en las ciudades y la necesidad de crear infraestructuras y servicios de todo tipo orientados a los vehículos eléctricos fueron los ejes del foro “Nuevas perspectivas del vehículo eléctrico”, organizado por Atos y el Instituto Choiseul, que reunió a responsables de diferentes administraciones públicas, ayuntamientos, empresas de servicios, aseguradoras, fabricantes, consultoras y tecnológicas.

En la inauguración del foro, Isabel Granda, directora de Marketing y Comunicación de Atos, destacó a la empresa como pionera en la creación de este nuevo ecosistema. “El vehículo eléctrico es de máximo interés y queremos ser una pieza clave en su desarrollo. Tengo la convicción de que el usuario siempre tiene el poder y eso es lo que arrastra la economía. El vehículo eléctrico va a revolucionar nuestras vidas, y tenemos que ser arriesgados y estar a la altura de esas nuevas sensaciones y la modernidad que busca el usuario”.

El foro puso de manifiesto los cambios que está experimentado la movilidad y el nuevo protagonismo de los usuarios. “El vehículo conectado va a cambiar la ciudad de Madrid”, afirmó Fernando Herrero, subdirector general de Innovación y Ciudad Inteligente del Ayuntamiento de Madrid. “La opción del vehículo eléctrico crece de manera asombrosa y ya funcionan algunos autobuses eléctricos, todavía tienen elevado coste, pero serán el futuro. Algún día nos sorprenderá haber vivido con tanto ruido y contaminación, por eso queremos ser proactivos con estas nuevas opciones”.

Por su parte, Ángel López, director de Servicios de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, aseguró que “los grandes consistorios estamos muy interesados en el progreso del vehículo eléctrico y tenemos que favorecer de manera proactiva los esfuerzos de la industria para que esto suceda.” Según el responsable municipal, “el 40% de los vehículos de la flota del Ayuntamiento de Barcelona ya son totalmente eléctricos, un 20% híbridos y un 10% de gas natural. Sin embargo, faltan infraestructuras públicas de recarga rápida, en calles, y lenta, en aparcamientos, y los ayuntamientos debemos implicarnos en su despliegue”.

Para Francisco Domínguez, BMWi Manager, “el coche del futuro será conectado, autónomo, eléctrico y compartido, y creemos que será rentable”. El responsable explicó que la sostenibilidad en una premisa para BMWi. “Nuestros coches son reciclables, las tintas son ecológicas y el salpicadero es de pet reciclado”, señaló Domínguez, para añadir que “a partir de 2015, con el nuevo marco regulatorio mundial en temas de emisiones, el fabricante que no camine en esta dirección, estará fuera de juego”.

Por otro lado, Pilar Andrade, CEO de Andrade&Aragón representando a AXA, comentó la preocupación de las aseguradoras por adaptarse a las nuevas realidades. “AXA se ha tenido que ajustar a novedades como el vehículo compartido, que ya no tiene un propietario único y hay que cubrir a cualquiera de sus ocupantes, o al caso del vehículo eléctrico que ya no es necesario remolcar en caso de falta de batería, si no ofrecer servicios de recarga, o robos de cableados. Estamos ante una realidad diferente a la que hay que adaptarse. Nos tocará ahora readaptarnos a los no tripulados. El cambio empieza por los nuevos hábitos de los usuarios”.

También participó en el encuentro, entre otros, Jorge González Hernando, Business Development Energy & Utilities en Atos, quien recordó que hace siete años la compañía empezó a trabajar con el vehículo conectado con el Gobierno de Cantabria, abriendo aún más el escenario al crear nuevas soluciones para este sector. “Lo importante es ver las posibilidades asociativas y cómo crear nuevos modelos de negocio”. Una visión reforzada por Carlos Arenas, Repsol Client Executive de Atos, que resaltó la necesidad de “entre todos, crear nuevos modelos de negocio, mejorar la ecología y crear una sociedad mucho mejor y más justa”.