Entre enero y marzo, los ingresos de Brembo aumentaron un 12,2% hasta los 632,6 millones de euros en comparación con el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el EBITDA creció un 14,5% hasta los 125,5 millones de euros, mientras que el EBIT lo hizo un 10,4% hasta 92,7 millones de euros.

En cuanto a las inversiones netas en el primer trimestre, ascendieron a 60,7 millones de euros y la deuda financiera neta ascendió a 226,8 millones, lo que supone un aumento de 31,2 millones de euros en comparación al 31 de diciembre de 2016.

“Estoy satisfecho con los resultados conseguidos por el Grupo durante los tres primeros meses del año, a pesar del crecimiento económico global, que cayó ligeramente por debajo de las expectativas”, ha declarado el presidente de la compañía, Alberto Bombassei. “Brembo ha tenido un inicio de 2017 prometedor, impulsado por las contribuciones de todas nuestras principales áreas de negocio. Las cifras trimestrales revisadas y aprobadas por la Junta Directiva nos permite mirar hacia el futuro con optimismo informado y determinación renovada”.

En referencia al comportamiento del mercado, Bombassei destaca que en el primer trimestre de este año, así como en el último trimestre de 2016, se vieron unos modestos, pero prometedores, signos de recuperación en el mercado sudamericano, y especialmente en los países donde Brembo opera, como Argentina y Brasil. “Aunque este crecimiento tiene un impacto marginal en los resultados, y tiene que ser visto con la debida prudencia, no obstante representa una posible confirmación de la tendencia inversa en esta área, que habíamos estado esperando en los últimos años”, señala el presidente.

Por su parte, Matteo Tiraboschi, vicepresidente ejecutivo de Brembo, ha indicado que “los buenos resultados conseguidos en el primer trimestre nos han proporcionado un comienzo ideal para un año en el que dirigiremos gran parte de nuestros esfuerzos en ver fructificar las últimas inversiones industriales; de hecho, el reto más importante para el Grupo en 2017 será encargar nuestras nuevas fábricas en México, China y Europa. La construcción de estos nuevos centros de producción en tiempos récord, así como el rápido ritmo de las instalaciones y de los trabajos preparatorios, significa que podemos confirmar todos los objetivos fijados por nosotros para que las fábricas entren en plena producción”.