Gran Bretaña invertirá 1.100 millones de euros para promover vehículos eléctricos y otros automóviles de bajas emisiones y aumentará, al mismo tiempo, los gastos en investigación e innovación, como parte de los planes para invertir 2.800 millones de euros antes de 2021 para ayudar a cumplir sus objetivos de cambio climático.

Esta estrategia, que detalla el gasto gubernamental entre 2015 y 2021, incluye fuertes inversiones en ciencia, investigación e innovación para ayudar a reducir las emisiones de dióxido de carbono. El financiamiento cubrirá programas en los sectores de energía, transporte, agricultura y residuos.

El gobierno dijo que gastaría 1.100 millones de euros “para respaldar la adopción de vehículos de bajas emisiones, incluida la ayuda a los compradores para superar el costo inicial que supone el vehículo eléctrico”.

En julio, el gobierno dijo que prohibiría la venta de nuevos automóviles y furgonetas de gasolina y diesel a partir de 2040. Gran Bretaña tiene un objetivo legalmente vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), atribuido al calentamiento global, en un 80% para 2050 en comparación con 1990.