El Clúster de Automoción de Aragón (CAAR) ha mostrado su preocupación por el bloqueo que vive la negociación del convenio colectivo de la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza), así como las informaciones ligadas a esta situación que están dándose a conocer en las últimas horas.

Entre ellas destaca la relacionada con la posible paralización del proyecto del nuevo Corsa que, de confirmarse, a juicio de la entidad, “representaría el peor de todos los escenarios posibles con implicaciones directas no sólo para la planta de Opel y su plantilla, sino para buena parte de la industria auxiliar de automoción que en Aragón está compuesta por más de 200 empresas que emplean a 25.000 personas”.

En este contexto, el CAAR hace un llamamiento a las partes “a retomar cuanto antes las conversaciones que permitan alcanzar un acuerdo que sostenga el futuro industrial de la planta y la actividad de su parque de proveedores, superando la situación actual, al igual que ha ocurrido en ocasiones anteriores en las que los agentes implicados han trabajado en pro del interés común, en un ejercicio constante de responsabilidad que conviene recordar”.

El Clúster de Automoción de Aragón se pone a disposición de las partes implicadas en este proceso que afecta a la planta de Figueruelas, que representa aproximadamente un 30% del trabajo de las compañías asociadas al CAAR.