Con la llegada del otoño y de las estaciones más frías, Bosch lanza una campaña dirigida a los distribuidores y talleres en su gama de bujías y calentadores. De esta manera, durante el mes de octubre, los distribuidores y talleres que compren un mínimo de 60 bujías Bosch, recibirán de regalo un maletín para PC de 15'4”. Por su parte, por la compra de doce calentadores, obtendrán como obsequio una linterna LED de aluminio.

La función de la bujía es proporcionar una combustión controlada del combustible en el motor. La alta tensión producida por la bobina de encendido es conducida a la cámara de combustión, donde se produce la ignición de la mezcla comprimida de aire y combustible mediante las chispas eléctricas producidas entre sus electrodos. Las bujías Bosch de alto rendimiento garantizan con toda fiabilidad el encendido y la inflamación de la mezcla aire-combustible en todos los puntos de funcionamiento.

Bosch patentó hace más de 115 años la bujía de encendido. Durante todo este tiempo, la compañía ha ido perfeccionando esta tecnología, lo que se ha traducido en innovaciones que garantizan productos de gran calidad y fiabilidad y, al mismo tiempo, que alargan su vida útil. A pesar de la gran amplitud de su programa, Bosch trata de facilitar la elección de la bujía más adecuada al denominar cada gama en función de la aleación empleada en los electrodos. De esta forma, se denominan Bosch Platinum, Bosch Double-Platinum, Bosch Iridium, Bosch Double-Iridium, Bosch Silver o solamente Bosch.

Una pérdida de potencia del motor, un mayor consumo de combustible o valores de emisiones contaminantes más altos, son síntomas que indican que la bujía no está funcionando de manera correcta y es necesaria su sustitución. Bosch recomienda realizar el cambio de bujías cada 60.000 kilómetros según el modelo y la tecnología de la bujía para garantizar su fiabilidad, si bien se debe de cumplir siempre con las recomendaciones del fabricante.

Por su parte, los calentadores Bosch cumplen con las más altas exigencias gracias a su óptimo perfil de características que combina su voltaje operativo, la temperatura de precalentamiento máxima, el tiempo de calentamiento y un periodo de incandescencia residual para cubrir las necesidades de cualquier modelo de vehículo. Los calentadores facilitan el arranque de un motor diésel, alcanzando las condiciones perfectas a temperaturas de hasta -28º C.

Bosch tiene el calentador adecuado para cada modelo de vehículo: de cerámica o metal y con el elemento calefactor del diámetro adecuado. Dentro de su programa, se encuentran el estándar sin postincandescendia o los nuevos calentadores Duraterm con postincandescencia. Bosch Duraterm es un calentador de rápido precalentamiento, de larga post-incandescencia y con mayor vida útil gracias al tubo de incandescencia de NiCrFe (aleación de níquel cromo). La gama Duraterm High Speed destaca por sus arranques más rápidos en los nuevos motores diésel y la DuraSpeed, con post-incandescencia regulada, está indicado para el arranque en condiciones de frío.

Un aumento en la producción del humo, especialmente durante el arranque en frío, ruido de combustión más elevado de lo normal, pérdida de potencia o incremento del consumo de combustible son señales inequívocas de un calentador que no está funcionando correctamente y que debe de ser reemplazado. Bosch recomienda su sustitución a partir de los 80.000 kilómetros según el modelo y tecnología del calentador, si bien se debe de cumplir siempre con las recomendaciones del fabricante.