La industria automovilística española cerró los cinco primeros meses del año con un superávit comercial de 3.595,4 millones de euros, lo que supone un fuerte aumento del 38,6% respecto al mismo período del pasado ejercicio, según datos del Ministerio de Economía.

Las exportaciones se situaron entre los meses de enero y mayo en 14.112,7 millones de euros, un 5,7% más. En el apartado de automóviles y motocicletas, el incremento fue del 7,4%, con 9.500,9 millones de euros, mientras que en el de componentes el aumento se limitó al 2,3%, con 4.611,8 millones.

Por su parte, las importaciones sumaron 10.517,3 millones de euros, es decir, un descenso del 2,3% en comparación con el mismo período de 2012.

Respecto a las importaciones de automóviles y motocicletas, bajaron un 14,8% entre enero y mayo, hasta 3.532,9 millones de euros, debido a la debilidad del mercado doméstico. En cambio, las importaciones de componentes subieron un 5,6% (6.984,4 millones).