Empresas

​Las 12 causas ASER. Emisiones

El fabricante AS nos recuerda la importancia del catalizador y el filtro de partículas en el vehículo
CatalizadoresAS

La normativa europea impone para los vehículos unos límites de emisiones cada vez más restrictivos, lo que lleva a los fabricantes a mejorar constantemente la eficiencia de los motores y la calidad de los dispositivos de control de emisiones. La práctica totalidad del parque circulante actual está equipado con un catalizador y/o un filtro de partículas. No obstante, de acuerdo con los datos del Ministerio de Industria analizados por Aeca-ITV, el exceso de emisiones contaminantes constituye uno de los defectos graves más comunes que se detectan en las inspecciones técnicas periódicas, por lo que no es infrecuente tener que sustituir estas piezas.


El catalizador es un elemento de la línea de escape cuya misión es controlar y reducir los gases contaminantes que produce normalmente un motor de combustión interna. Su componente principal es un substrato cerámico de canales pasantes impregnado de metales preciosos (platino, paladio, rodio…). Los gases de escape contaminantes (CO, hidrocarburos, óxido de nitrógeno), al pasar, son sometidos a reacciones químicas de oxidación y reducción y se transforman en elementos inofensivos (C02, H2O, nitrógeno).

Cataliz2

Para que el catalizador funcione correctamente el vehículo debe estar debidamente ajustado, especialmente en lo que a la mezcla de combustible se refiere. Se puede verificar a través del valor lambda (λ), que siempre deberá estar entre 0.97 y 1.03. Si estuviera por debajo, significaría que el vehículo trabaja con más aire del debido (mezcla pobre). Si está por encima, más gasolina (mezcla rica). En ambos casos el resultado será que el catalizador no funcionará correctamente. Igualmente, los golpes en el vehículo o las vibraciones derivadas de una instalación incorrecta pueden llegar a dañar el delicado material cerámico del catalizador.


Por su parte, los filtros de partículas (también DPF o FAP por sus siglas en inglés y francés) son un dispositivo similar, pero cuyo funcionamiento es distinto. A diferencia de los catalizadores, los canales del substrato cerámico están dispuestos alternativamente de forma no pasante. Esto permite retener las partículas de carbono resultado la combustión del motor. Cuando se alcanza cierto nivel de acumulación (medido generalmente a través de sensores de presión diferencial), se produce una regeneración: la temperatura aumenta para quemar las partículas y desintegrarlas de tal modo que atraviesan los canales cerámicos porosos y son expulsadas por el escape.


Teniendo en cuenta cómo funcionan estos componentes, es imprescindible prestar atención al estado del vehículo y a una serie de componentes periféricos del sistema. Unos inyectores que gotean, un sistema EGR obstruido, unos sensores de presión defectuosos… pueden ser causa de algunas averías que se manifestarán en el filtro de partículas. Asimismo, algunos vehículos están diseñados con un sistema de aditivo que permite mejorar la eficiencia del filtro de partículas al reducir la temperatura necesaria para la regeneración. En estos vehículos, es esencial asegurarse de que dicho aditivo no se ha agotado.


La regeneración es un proceso que requiere mantener una temperatura elevada (600-650º) de forma sostenida. Un uso predominantemente urbano del vehículo o para trayectos cortos pueden provocar que el filtro se vaya llenando progresivamente de forma ordinaria pero no llegue a regenerarse, pudiéndose llegar a taponar e impedir el funcionamiento del vehículo. Para prevenir esta situación, se recomienda circular periódicamente en una vía que permita mantener un régimen de motor alto durante unos 15-30 minutos.


CatalizLa sustitución de un catalizador o un filtro de partículas debe hacerse con un recambio de calidad equivalente al original, que haya cumplido debidamente con los requisitos específicos de su homologación. El uso de piezas no homologadas no sólo puede provocar que el vehículo no supere la ITV, sino que además contribuye a la degradación del medio ambiente e incluso puede provocar daños en el vehículo (sobrecalentamiento, contrapresión excesiva…).

AS es una empresa nacional ubicada en Navarra y fundada en 1973. Aunque inició su actividad con la fabricación de silenciadores y tubos de escape, a partir de 1996, la empresa enfocó un cambio estratégico de producto incorporando a su gama la fabricación de los catalizadores. En 2002 dejó de lado los silenciadores para concentrarse en el mercado de los catalizadores y en 2013 incorporó a su gama la fabricación de filtros de partículas para vehículos. Un proceso constante de investigación y desarrollo permite a AS mantenerse a la vanguardia del sector, con la gama más extensa del mercado: más de 1700 referencias (incluyendo unas 90 para vehículos Euro 6) completamente homologadas de acuerdo con las exigencias de la normativa europea, asegurando la máxima calidad. Todas las referencias y sus aplicaciones están disponibles en su página web y en el catálogo Tec-Doc.   

Hoy destacamos

Buscar en Posventa

Síguenos